sábado, 20 de agosto de 2011

Cuervos de Pico Negro



Sentado de nuevo en aquel extraño lugar, cojo la libreta, la pluma, y redacto lo que me susurra el mar.

He ido guardando en pedacitos bien pequeños, todos aquellos momentos y personas que ha pasado por mi vida. De cada uno, conservo lo mejor y lo peor. Lo mejor, lo guardo en mi para ser capaz de exteriorizarlo e intentar hacer sentir a los demás, como yo me sentí en su momento. Y lo peor, lo guardo en lo más hondo de mi. Lo guardo junto a mis miedos. Son todas aquellas cosas que algún día me hicieron daño y que hoy me ayudan a ser un poquito más fuerte.

Así, desgarro mi interior alejándome de todo aquello que algún día me hizo daño y lo parto de ti. Y todo aquello bueno, lo exteriorizo, te lo envío, ahora son tuyos. Las mariposas que un día revolotearon junto a mi, hoy están contigo, y a mi, me hacen sonreír. Puedo admirar el brillo en tus ojos, el esplendor de tu sonrisa.
Contento conmigo mismo. He sido capaz de volver hacerte sonreír. Ahora, vislumbras ante el mundo.

Pero estamos viviendo una vida que no es cercana ni justa. Todas las mariposas que tu des, la vida te las devolverá en forma de cuervos de pico negro. Así pues, lo fácil sería quedarse con los cuervos y dejar de desgarrarte constantemente intentando hacer a ese alguien especial un poco más feliz, porque al fin y al cabo, aunque sea muy a su pesar, te hace remover aquellos clavos que otras personas clavaron y que tu guardas junto a tus miedos.

Paradójica esta vida. Como dijo alguien en algún momento, en el amor, siempre pierde el que quiere más.

3 comentarios:

Julieta dijo...

Dulce, dulce, dulce y realista.

Muchas gracias :D
Un beso.

John dijo...

Potser sí que és cert... el fet que un mateix acabi patint. Però continuu volguent fer un somrisc a les meves persones... sí... potser després surt aquell caliu que habia quedat cor endins però no estàs sol per combatre aquests corbs que et van tormentar tant... no creus ;)?

Chico Fabuloso dijo...

Julieta! Muchas gracias cariño! Un besazo enorme!

John, de ven segur que mai volarem sols. Fins i tot en el moment en el que obrim les nostres gabies i deixem marxar a aquells corbs negres per a que volin lluny.
Moltes gracies pel teu comentari, ha sigut molt bonic!