miércoles, 2 de junio de 2010


Ahora todo se ha complicado mucho. Todo es diferente, distinto, desconocido y desconcertante. Esta situación se me escapa a mi control y comprensión y esto solo consigue asustarme. Lloré sí, y sentí lo que lloré también, pero sé que no eran las formas y lo reconozco. Quizás solo haya de darme cuenta que soy un simple niñato al cual se le escapan según qué cosas de las manos y que se siente impotente al ver como ya no le miras o el que se muere viéndote serio mirar hacia un horizonte sabiendo que seguramente estás pensando en lo capullo que he sido y en lo mal que me he portado.

Ahora solo quiero decir que nada de lo vivido caerá en el olvido y que recordaré esa mirada y la seguiré sintiendo igual que la sentí junto a ti, en aquella cama… en aquella tarde de lluvia….

3 comentarios:

*Dunkel Black~ dijo...

Me gusta el texto y la foto :)
Tengo ganas de hablar contigo :_

Natzumi Tshikuro dijo...

Absolutamente genial! un beso^^

Julieta dijo...

Me encanta la foto y qué buena reflexión la tuya. Viene al tono con lo que me está pasando.
Un beso fabuloso! :D